Nuestro método

Cómo intervenimos

Buscamos el método avalado más efectivo para cada situación y por ello siempre comenzamos con una valoración multidisciplinar con profesionales avalados. A veces, el menor ya viene diagnosticado, en cuyo caso se hará igualmente la valoración multidisciplinar inicial para pasar a trabajar con el profesional más acorde.

En este momento, el niño/a es derivado al profesional más especializado en su trabajo prioritario, pero este profesional estará siempre reforzado por continuas colaboraciones de equipo, por si llegado el momento otro de los profesionales ha de intervenir en algún aspecto u ofrecerle colaboración.

Este método nos hace únicos y muy eficaces, puesto que se genera una sinergia que sólo permite avanzar. Como siempre decimos, “cuatro ojos siempre ven más que dos y más si están formados para fijarse en cosas distintas”.

Nuestros principios de intervención

Intervención Holística

Son muchísimas las variables que intervienen en nuestra conducta, pensamiento, emociones, sensaciones… Actualmente existen dos vertientes con evidencia científica en cuanto a su efectividad que son, por un lado, la intervención psicoeducativa, desde la psicología, básica para avanzar en cualquier trastorno infantil con déficits cognitivos o conductuales y, por otro lado, desde la terapia ocupacional, un enfoque basado en la teoría de la integración sensorial, cuya investigación neurológica impone las bases para una mejora en aspectos tan fundamentales como son la autorregulación, el control inhibitorio o la secuenciación. En menores cuyo objetivo sea mejorar la autonomía, la terapia ocupacional es el “gran consejero” . Hasta la fecha, estas dos vertientes han trabajado en paralelo sin juntarse más que en coordinaciones esporádicas de equipos, pero nosotros hemos decidido juntarlas, creando así la posibilidad de trabajar con cada paciente contemplando el mayor número posible de variables que le motivan en su conducta actual y por ello, en su conducta futura, haciendo que la intervención sea un avance seguro.

Somos “detectives” especializados en encontrar aquello que motiva a tus hijos para ponerlo a nuestro favor impulsando nuestros objetivos. Incluso aquello que pensabas que estaba en tu contra puede ser un súper potencial de tu hijo que le haga ser mejor en otros aspectos si se sabe guiar. Se trata de potenciar puntos fuertes para compensar puntos débiles: los déficits hay que trabajarlos, ¡por supuesto! Pero es igual de importante -o incluso más- enseñar a los niños a usar sus puntos fuertes para gestionar los retos del día a día, siendo capaz de gestionar con éxito aquello que les cuesta. Se debe encontrar y trabajar las fortalezas del menor, haciendo una intervención dirigida por y para el niño/a, cuya piedra angular sea su motivación intrínseca.

Motivación

Motivación

Somos “detectives” especializados en encontrar aquello que motiva a tus hijos para ponerlo a nuestro favor impulsando nuestros objetivos. Incluso aquello que pensabas que estaba en tu contra puede ser un súper potencial de tu hijo que le haga ser mejor en otros aspectos si se sabe guiar. Se trata de potenciar puntos fuertes para compensar puntos débiles: los déficits hay que trabajarlos, ¡por supuesto! Pero es igual de importante -o incluso más- enseñar a los niños a usar sus puntos fuertes para gestionar los retos del día a día, siendo capaz de gestionar con éxito aquello que les cuesta. Se debe encontrar y trabajar las fortalezas del menor, haciendo una intervención dirigida por y para el niño/a, cuya piedra angular sea su motivación intrínseca.

Generalización de habilidades

El mayor reto de un terapeuta es conseguir que lo que el menor aprende durante la intervención se aplique luego en casa, en el cole, en casa de los abuelos, en el parque… es decir, que se generalicen las habilidades aprendidas es lo más importante. Por ello, la generalización es inherente a nuestra intervención, puesto que consideramos que trabajar con un niño no es sólo trabajar en un despacho, sino incluir a la familia, trabajar con el centro educativo (no sólo coordinarnos, sino aprender mutuamente sobre el funcionamiento del niño en otras situaciones), entrenar a todo cuidador que pase tiempo con el menor de manera que lo que se está trabajando se lleve a todo su entorno, evitando lo que nosotras llamamos “brechas de aprendizaje”, las cuales hacen referencia, por ejemplo, a cuando un niño entiende cómo hacer algo con mamá, “¡pero resulta que en casa de la abuela es que es distinto!”. En la intervención intentamos que todos vayamos a una.
También con este fin ofrecemos talleres específicos en los que dotamos de habilidades a los cuidadores, además de en la propia intervención.

El apartado anterior nos lleva irrevocablemente a este. Nosotros no sólo trabajamos en consulta. Si la intervención lo requiere, se trabaja con los papás/mamás incluyéndoles en la intervención, con los hermanitos, se les enseña una dinámica en la que todos se sientan cómodos (no la que diga la terapeuta, sino la que va surgiendo cuando se está bien), incluso en la casa del niño, con sus juguetes, donde suelen surgir las conductas disruptivas.

Además, nuestro modelo contempla la novedad en España: intervención en el centro educativo. Esto lejos de suponer una invasión a los docentes, supone una ayuda mediante la colaboración. El simple hecho de observar y analizar al niño en su contexto educativo nos permite tomar la información que necesitamos, gracias a la ayuda del profesorado que conoce mejor al niño en relación con sus iguales o en tareas como el mantenimiento de la atención, por ejemplo. Esto nos facilita ofrecer habilidades para fomentar el rendimiento escolar del niño con estrategias sensoriales y conductuales específicas para su problema. Se trata una vez más de trabajar en equipo, por supuesto desde la humildad que contemplan nuestras competencias y desde el compromiso de no juzgar bajo ningún caso a los docentes, entendiendo y reconociendo su labor profesional.

Intervención en diversos contextos

Intervención en diversos contextos

El apartado anterior nos lleva irrevocablemente a este. Nosotros no sólo trabajamos en consulta. Si la intervención lo requiere, se trabaja con los papás/mamás incluyéndoles en la intervención, con los hermanitos, se les enseña una dinámica en la que todos se sientan cómodos (no la que diga la terapeuta, sino la que va surgiendo cuando se está bien), incluso en la casa del niño, con sus juguetes, donde suelen surgir las conductas disruptivas.

Además, nuestro modelo contempla la novedad en España: intervención en el centro educativo. Esto lejos de suponer una invasión a los docentes, supone una ayuda mediante la colaboración. El simple hecho de observar y analizar al niño en su contexto educativo nos permite tomar la información que necesitamos, gracias a la ayuda del profesorado que conoce mejor al niño en relación con sus iguales o en tareas como el mantenimiento de la atención, por ejemplo. Esto nos facilita ofrecer habilidades para fomentar el rendimiento escolar del niño con estrategias sensoriales y conductuales específicas para su problema. Se trata una vez más de trabajar en equipo, por supuesto desde la humildad que contemplan nuestras competencias y desde el compromiso de no juzgar bajo ningún caso a los docentes, entendiendo y reconociendo su labor profesional.

Intervención basada en la evidencia

Llamamos “basada en la evidencia” a toda aquella intervención que ha salido o bien de las investigaciones y estudios con renombre para ser llevada a la práctica clínica con éxito o bien a intervenciones que en primer lugar fueron probadas en la práctica, siendo luego corroboradas mediante estudios. De esta forma, aunque la forma de aplicar esta intervención sea completamente personalizada y basándonos en la motivación y necesidad específica del menor y su familia, aseguramos recurrir a herramientas cuyo funcionamiento está demostrado. Toda intervención que realizamos está corroborada empíricamente como efectiva. Como nuestro enfoque es holístico, no nos limitamos a ninguna herramienta, usamos todo el conocimiento que está a nuestro alcance a favor del menor. Concretamente en la intervención del TEA (Trastorno del Espectro Autista) actualmente, según AETAPI (Asociación Española de Profesionales del Autismo) en su última revisión publicaron estas intervenciones consideradas “basadas en la evidencia”: http://aetapi.org/informe-evidencia/
Por supuesto, seguir el ritmo de las investigaciones requiere la continua formación del equipo.

Contacta con nosotros

Teléfono: 644794464

También WhatsApp: Escríbanos o envíenos un audio y le responderemos en menos de 24h en días laborales.

Horario de atención telefónica: 9:00h-14:00h y de 16:00 a 20:00.

¡Sabremos ayudaros, familia!